Planchas para el pelo. Todo lo que debes saber

Las planchas para el pelo son una herramienta de peluquería muy utilizada a día de hoy, aunque lo cierto es que no siempre ha sido así, ya que hasta hace pocos años, eran otros los sistemas utilizados para logar un efecto similar pero, ¿qué hay detrás de todo esto?, ¿han supuesto las planchas un concepto tecnológico evolutivo capaz de ahorrar tiempo, esfuerzo y dinero? Hoy vamos a resolver estas y otras muchas dudas.

plancha

Las planchas para el pelo, un paso adelante en la peluquería

Hasta la fecha, cada vez que queríamos alisar nuestro pelo, nos veíamos obligados a combinar el secador y el peine en un proceso que nos llevaba un rato considerable, atendiendo al tipo de cabello y por supuesto también a su longitud.

El resultado podía ser bueno en apariencia, pero lo cierto es que estábamos sometiendo a nuestro cabello a altas temperaturas de manera prolongada, a la vez que también se fomentaba la tracción continuada, y como resultado, si abusábamos de esta técnica, al final el pelo perdía gran parte de su brillo y salud.

Sin embargo, las planchas estaban ahí, esperando que por fin comenzásemos a darles el uso que merecen, y ofreciendo un proceso no sólo más corto, sino también más efectivo y menos dañino. Aun así, las primeras planchas no eran ni mucho menos lo que conocemos hoy en día, sino que se centraban en proporcionar altas temperaturas, pero sin discriminar en relación con nuestro tipo de cabello y características físicas generales.

La introducción de la tecnología en las planchas para el pelo

Pero poco después todo iba a cambiar, y es que la tecnología iba a entrar por la puerta grande para ayudar a esta herramienta imprescindible, incluyendo la utilización de cerámica así como sensores y otras muchas sorpresas que cambiarían nuestro modo de ver este aparato de peluquería.

Las planchas para el pelo del S. XXI

Y a día de hoy es frecuente encontrar interesantes ejemplos de esta tecnología, como puede ser la utilización de temporizadores, planchas cerámicas con revestimiento de seda que proporcionan una mayor suavidad, como por ejemplo la Remington S9600, otras opciones que incluyen sensores que permiten la aportación de calor uniforme y seguro, análisis del tipo de cabello y otras funciones y que nos ayuda a proteger los cabellos débiles, a la vez que ofrece una mayor efectividad sobre cabellos resistentes, etc.

Pero lo mejor de todo este asunto es que la proliferación de marcas y modelos de gran calidad, y su adquisición por parte de los clientes, consigue que los precios finales de estas tecnologías desciendan a marchas forzadas, siendo cada vez más fácil y económico acceder a la calidad y garantía de salud para el cabello por un coste muy inferior.

Deja un comentario